Lectura arrebatada o bi-alfabetización

Publicado en DIARIO PUNTAL. Suplemento Rostros y Rastros. 22 DE AGOSTO DE 2021. Río Cuarto. Argentina.

https://www.puntal.com.ar/lectura/lectura-arrebatada-o-bi-alfabetizacion-n146941

Algunos estudios indican que cuando se lee en formatos digitales no se logra la misma profundidad de lectura que con el papel. Otros profesionales piensan que, por el contrario, son dos maneras distintas de ingreso de información

Maryanne Wolf es neurocientífica y se ha dedicado a investigar los trastornos de la lectura. Dirige el centro para la dislexia, alumnos diversos y justicia social de la Universidad de UCLA (Los Ángeles) y el centro para la adquisición de la lectura y el lenguaje de la Universidad Tufts (Boston). Según algunos artículos con resultados sus investigaciones sobre lectura en formatos digitales, se estaría imponiendo una manera de leer a los saltos, echando vistazos rápidos, pulsando enlaces, y según ella y otros expertos esto estaría limitando la capacidad para una lectura profunda.

Así planteado suena a una muy mala noticia, de hecho otro estudio realizado por Anne Mangen, de la Universidad de Stavanger (Noruega), mostró que los alumnos evaluados luego de leer en papel, tuvieron resultados más altos. Puntualmente se les pidió a 72 alumnos de 15 años, con habilidades lectoras similares, que leyesen un relato. La mitad lo hizo en papel; la otra mitad, en una pantalla. Luego les sometió a una batería de preguntas. Los que leyeron en papel puntuaron más alto.

Bien, entonces la mala noticia se confirma. Bajo la intención de ahondar en esta cuestión y hasta de buscar algunas herramientas para revertirlo, recurrí a la psicopedagoga y psicoanalista Mariela Cerioni (M.P.P. 250932) con años de experiencia en el trabajo escolar tanto desde la institución como desde su consultorio. “Yo tengo una mirada diferente”, me dijo cuando le mostré aquellos resultados.

Leer en pantallas, no significa una lectura menos profunda…

-Son dos ingreso de lectura diferentes, cuando uno interactúa con el material, interactúa de dos maneras diferentes, cuando tenés un libro de papel está la posibilidad de girar la hoja e interactuar con el objeto libro, esa es una forma, y la otra forma es en la pantalla que en algunas ocasiones se le asemeja mucho al libro.

-No podemos generalizar, los chicos de hoy tienen mucha habilidad y plasticidad con las pantallas, es más, hay estudios que dicen que los chicos leen más porque están mucho en contacto con el material que viene de la web, leen pantallas, porque la información viene por ahí. Es cierto que los chicos tienen en este momento un aprecio por todo lo que es acotado y rápido, donde la imagen es rápida y los texto son cortos, pero no es solo con la pantalla, vos le das un libro largo y pasa lo mismo, no es porque es por la pantalla son dos formas diferentes de interactuar con la lectura.

¿Cómo sería una lectura profunda en pantallas?

-Tenés la posibilidad de buscar información o ideas en un buscador, por ejemplo, conocer o identificar todas las veces que esa palabra o idea aparece en el texto, y esa posibilidad no la ofrece un libro o es mucho más difícil, a mí eso no me parece que sea poco profundo, por el contrario. No me parece superficial, te da una posibilidad de profundizar de una manera distinta, no sé si es mejor o peor, podes subrayar, podes escribir al costado. La mayoría de los libros digitales vienen en pdf, lo podes bajar, descargar y ahí podes interactuar como con cualquier procesador de texto, eso te lo digo como lectora digital.

Hablabas de la empatía de los chicos con lo acotado, para los adultos es igual…

-Exacto, la gente que te asesora en el contenido que vas a poner en tu sitio web o en lo que vayas a poner en redes, te sugiere que no escribas cosas tan largas, la gente no lo lee, hay una tendencia a que todo sea breve, acotado y que la información se exhiba en algo explícito y cortito. Un niño, si esta afectivamente y emocionalmente bien, lo cognitivo también va a funcionar bien, y va a poder aprender cualquier didáctica de cualquier línea pedagógica. Es importante saber desde qué línea teórica uno piensa la lectura y la escritura, desde una perspectiva más constructivista se piensa que la escritura es un aprendizaje que sigue el mismo camino y proceso que hizo el ser humano durante la historia de la filogenia, el niño empieza a hacer grafismos tal como el hombre lo hizo en las cavernas. La verdad es que el ser humano es muy activo en su aprendizaje.

Si nos vamos al aula, antes había que introducir las pantallas, ahora hay que volver a hacerlo con el papel y el lápiz…

-Me parece que es una práctica importante de conservar, el hecho de tomar un lápiz y asentarlo en una hoja es una habilidad que requiere motricidad fina pero es otro tipo de interacción. Es lo mismo que si yo te dijera, las mujeres nos tenemos que poner a amasar y a hacer fideos porque ahora vienen hechos, para no perder ese hábito; o que el hombre tenga que meter los bueyes al campo para ararlo.

-Hay cosas nuevas que vinieron para quedarse, no se va a cambiar esta realidad hay que incorporarla como algo bueno que nos va ayudar a construir muchas cosas nuevas. Es como que hay mucho temor a la tecnología, hay mucho temor a la virtualidad y no es la virtualidad en sí el problema sino como se la usa.

Ese miedo también esta signado por el tiempo que pasan ante videojuegos o juegos en red…

-De los videojuegos hay una tendencia a decir son malos, que tienen agresividad, que los atrapan a los chicos, que los perturban y la verdad es que es el adulto el que no se acerca a ver qué están haciendo dentro de un juego. Es lo mismo que cuando abrís la puerta del cuarto de tu hijo porque está encerrado y vas a ver qué está haciendo, o con qué está jugando cuando son chiquitos. Tenemos que abrir la puerta para ver qué hace el niño, la niña o el adolescente con el mundo virtual. Durante este tiempo con algunos pacientes me he encontrado por videollamada y por videojuegos, y ellos tienen un gran interés en contarte de qué se tratan, cómo se juega y qué pasa en ese entorno.

La propuesta sería entonces, apartar esos miedos a lo digital y reservar algún momento del día para la lectura lenta y placentera en cualquier formato, pero sin distracciones.

Por Fernanda Bireni

LA PSICOTERAPIA ONLINE EN LA PANDEMIA

La psicoterapia online es una modalidad de atención que lleva algunos años poniéndose en práctica. La palabra hablada, entramada en la asociación libre, portadora de la historia,  las emociones, las angustias, las preocupaciones, los proyectos del paciente, es pilar en la técnica del tratamiento psicoanalítico de adultos, jóvenes y adolescentes. El terapeuta, en la escucha de esas palabras,  con su conocimiento y el encuadre establecido, devuelve la suya, la que se orienta a las resignificaciones y ayuda a aliviar el sufrimiento de su paciente.

Al ser la palabra el centro del análisis en los tratamientos psicoanalíticos, se consideró  que los mismos podían ser posibles a través de medios de comunicación, no presencial.

La psicoterapia online  facilita el encuentro entre el profesional y el paciente en casos en los que en el lugar de residencia no haya terapeutas o que el paciente se haya mudado de lugar de residencia y desee continuar el proceso terapéutico con el profesional que lo atiende; o para personas que residen en el extranjero y necesitan para realizar un proceso psicoterapéutico, un analista que se comunique en su lengua materna y que comprenda sus costumbres, forma de actuar y pensar. También ha facilitado los procesos psicoterapéuticos a  personas que se enfrentan a alguna enfermedad y no pueden salir de su domicilio o a las que presentan obstáculos  para desplazarse. A veces estas limitaciones están dadas por la distancia y el consecuente  tiempo que lleva trasladarse hasta el consultorio del terapeuta,  y los  horarios  estrictos en el trabajo u ocupación del paciente. Algunas personas que viven en localidades muy pequeñas, también optan y prefieren realizar tratamientos terapéuticos con profesionales con los que puedan  mantener distancia, ya que la cotidianidad del encuentro o el conocimiento que se puede dar en otros espacios con el terapeuta local (como puede ocurrir  en la escuela de los hijos, los lugares de recreación o contactos con amistades en común), suelen influir en la relación terapéutica.

Hoy transitamos otro camino que imposibilita que los pacientes puedan llegar al domicilio de su terapeuta; a su consultorio, lugar preestablecido de encuentros;  ese ambiente que genera una atmósfera apropiada para realizar las sesiones. Nos afecta este “monstruo” denominado COVID-19, que nos ha invadido, alejado, distanciado a todos, siendo por el momento, este aislamiento, la única forma de evitarlo.

Dadas estas circunstancias, los tratamientos psicoterapéuticos online se multiplicaron como el virus. ¡En buena hora! ya que los mismos se aceleraron para seguir acompañando a los pacientes, que pudieron seguir, en este momento en el que todos nos angustiamos, con sus respectivas terapias. Y otros requieren comenzar algún proceso de acompañamiento psicoterapéutico, porque la situación está desbordando y haciendo síntomas emocionales en muchas personas.

Las redes virtuales con sus diversas aplicaciones, son los recursos más que útiles, que nos está acercando, comunicando, reuniendo. Las múltiples profesiones, aprovechando las virtudes de internet,  extendieron sus servicios desde las variadas plataformas online: Whatsapp, Skype,  Zoom, Google classroom, Instagram, Facebook Messenger, Telegram y otras, propias de cada sistema educativo, por ejemplo.

Psicoterapeutas, políticos, médicos, maestros, profesores, contadores, abogados, periodistas, comunicadores y muchas otros trabajadores,  hemos recurrido (en mi caso más de lo habitual) a brindar el servicio vía online. En pocos días, después de habernos quedado aislados, niños, adolescentes y adultos empezaron a recibir tareas para no atrasarse en el aprendizaje, encuentros de grupos de estudio, supervisiones, clases de inglés, de baile, de canto, de guitarra, de gimnasia, de entrenamiento, de yoga, de fitness, de cocina, de escritura literaria, de tratamientos de belleza, etc… etc… 


Nadie se ha quedado afuera. Todos nos movemos en las rutas que nos ofrece internet, el que, debido al gran tráfico, a veces está enlentecido.  Pero en esta carretera, cada uno va encontrando los caminos, los desvíos convenientes, acelerando o con el velocímetro en veinte, pero la gran mayoría nos estamos conduciendo al fin, a veces sintiéndonos atiborrados de todo lo que recibimos en nuestros celulares y por los diferentes medios.

LA PANDEMIA, LA CUARENTENA Y LA IMPORTANCIA DE LLEGAR A LA CASA DE CADA PACIENTE. Mi experiencia

Los pacientes necesitan contar lo mucho que se debe procesar y lo “solos” que se encuentran, aún en compañía de la familia. Y allí se inserta el terapeuta, acompañando a sobrellevar los conflictos de siempre, más los que surgen transitando  la cuarentena.

Una de las cuestiones que preocupa es cómo están viviendo adolescentes y niños, el no poder asistir a la escuela. Lo que les preocupa es que desde su función de estudiantes están intentando desde sus hogares, hacer un proceso de aprendizaje que siempre fue realizado presencial y guiado por sus docentes. Los padres intentan acompañarlos, pero los maestros o profesores no pueden ser sustituidos, ya que el proceso de enseñanza-aprendizaje consiste no solamente en impartir conocimiento, sino que se construye en un vínculo significativo, condición indispensable para  metabolizarlo, hacerlo propio. A propósito de esto, escucho comentarios de las dificultades que se les presentan a algunos papás envueltos en este rol: angustias por no saber explicar materias específicas, temores por ver a sus hijos incapaces de aprender, enojos por observar los inconvenientes. Estas cuestiones, escucho, generan en algunos casos,  calificaciones, evaluaciones o apreciaciones negativas de parte de los padres, los que no están pudiendo contextualizar lo difícil que  es para los niños aprender en esta situación, tan extraña y atípica. Y en el medio están ellos como protagonistas: niños o adolescentes atareados y muy ocupados por cumplir con los trabajos prácticos que  llegan online de lunes a viernes o desbordados por la cantidad de deberes que deben ser resueltos y  enviados a tiempo, en la fecha estipulada de entrega. Del otro lado están los pacientes docentes, que se presentan agobiados por la cantidad de trabajos por corregir y las tareas que deben preparar, e intentan de la manera que pueden, acompañar a sus alumnos.

Llegar con la sesión online a la casa de los pacientes que están solos, es un acontecimiento significativo, tanto para el paciente como para el terapeuta. Son personas que viven solas y que han preferido quedarse en sus hogares, pensando que el participar de las rutinas familiares de sus hijos y nietos, por ejemplo, puede perturbarlos más que la soledad. Es un momento para escuchar sus necesidades, orientarlos y también de supervisar cómo se encuentran en general, velando por su bienestar.

Los pacientes niños también esperan el momento del encuentro virtual terapéutico, poder compartir lo que están viviendo desde sus casas, escuchar cuentos, inventar juegos. Por su parte los papás, que también pueden participar de las sesiones, esperan la compañía que necesitan en este momento, contar si hubo retrocesos o avances con respecto a las conflictivas de sus hijos. Desean que los orienten y contengan.

Además son tiempos de atender y tener disposición a nuevas consultas. Los conflictos cotidianos se acentúan. Han cambiado nuestros horarios y ocupaciones; muchas personas no están pudiendo concurrir a sus trabajos y en los vínculos con familiares, hijos, parejas, hermanos, pueden resentirse.  Todos sabemos que las formas de resolución con las que contamos hoy, se encuentran limitadas. De ahí la importancia de las intervenciones que están realizando muchos  terapeutas en este tiempo de emergencias, cuestión en la que tomado la iniciativa de sumarme.

LA PSICOTERAPIA DE NIÑOS EN TIEMPO DE CUARENTENA

Los conflictos psíquicos no quedan en cuarentena en ninguna etapa de la vida. Muchos niños estaban realizando, al momento de declararse los riesgos de la pandemia y al prohibirnos el contacto, sus tratamientos por múltiples síntomas o manifestaciones: problemas de conducta, dificultades para relacionarse, inhibiciones, conflictos familiares, enuresis o encopresis, problemas de aprendizaje, dispersión, temores, miedos, fobias, duelos por separaciones de sus padres o muerte de seres significativos, dificultades en el sueño o la alimentación,  síntomas relacionados con el desarrollo evolutivo o el crecimiento,  entre tantas otras cuestiones por los cuales los padres recurren a las consultas.

¿Cómo continuar el tratamiento psicoterapéutico de un niño? ¿Vía online? ¿Cómo hacer cuando el juego es la técnica que permite el análisis en los tratamientos con niños? Es el momento de experimentar lo que podemos hacer con los niños en un encuentro virtual, valorar la palabra hablada, con la que se dialoga en los juegos, se narra en los cuentos, se realizan relatos de la vida cotidiana o comentarios sobre lo que duele, alegra o importa.

Los niños conocen la finalidad del encuentro psicoterapéutico, por ello saben que este es un espacio para contar preocupaciones, escuchar y agregar detalles a los señalamientos e interpretaciones de su terapeuta, que han tocado sus afectos, ya sea asintiendo o negando.

Considero, como analista de niños, que estamos transitando un gran desafío, del que día a día se puede aprender. Atenta y curiosa, no puedo dejar de sentirme sorprendida, en el buen sentido de la palabra. 

ATENCIÓN ONLINE CON NIÑOS

CONTANDO MI EXPERIENCIA

Establecido nuestro horario de encuentro para la sesión virtual, los papás preparan a los niños, los que esperan la conexión; algunos piden a los padres estar solos conmigo, se preparan dejando cerca algún juego, cuento u objeto que quieren mostrar.

Los niños han nacido con la tecnología y  la tienen a disposición de sus manos. Saben bien cómo usarla. Así que, desde este lugar, me autorizan a  entrar en su espacio de la casa;  me piden que les narre un cuento o me muestran sus libros de cuentos o inventamos juegos posibles a la distancia.  Los padres acompañan y participan, como en una sesión vincular; a veces más pasivos, observan o escuchan, otras más activos,  participan en lo que va surgiendo.

Los niños más grandes necesitan contar cómo están viviendo el encierro, la organización que están pudiendo tener con las entregas de las tareas escolares; algunos desean resaltar lo que pueden hacer solos, y mostrar su preocupación sobre aquello que requieren ayuda. Desean compartir la tarea que hicieron para la materia de plástica. Comentan la situación familiar: si están pudiendo encontrarse  o no con su papá, los que no conviven con él, y cómo se sienten al respecto. Es importante ayudarlos a pensar en cómo relacionarse y no perder el tipo de relación que los deja tranquilos. También compartir diálogos en los que cuentan qué entienden por el virus y lo que puede ocasionar. La muerte les asusta, temen por ellos y sus seres queridos. Por otro lado, muchos pequeños extrañan sus paseos, las salidas a la placita, a andar en bici, el encuentro con sus compañeros y amigos.

Los padres también, necesitan contar cómo están viviendo esta situación, cómo van los síntomas por los que consultaron, si hubo retrocesos, avances; si están trabajando y cuánto les preocupa estar en las zonas en las que puede haber contagio; si no están trabajando, necesitan compartir la angustia y el temor de que  esto continúe y no disponer del ingreso económico con el que contaban antes de la cuarentena.

Es importante reconocer que esto está dependiendo de algunos factores:

. En primer lugar, la predisposición y confianza de los padres para que el encuentro sea posible. Sin su participación activa no hay tratamiento con niños.

. La disposición de los pequeños. El interés por continuar el vínculo, el reconocimiento de la función.

. De mi parte, el entusiasmo y necesidad de encontrarme con los pequeños, para poder continuar con la función terapéutica.

EL VALOR TERAPÉUTICO DE UN CUENTO…

 “Los cuentos infantiles encierran un tesoro de riquezas para explotar desde el ámbito de la educación y la salud. Hadas, príncipes y princesas, brujas, lobos, ogros, dragones, héroes, villanos… personajes reales y del mundo de la fantasía nos brindan un puente para llegar a los sentimientos de los chicos[i].

Un paciente pequeño escucha atento un cuento a través de la videollamada. ¿Cuál te gustaría que te cuente? -pregunto. 

“Los tres chanchitos” -confirma sin dudarlo.

De manera espontánea, exclusiva y a través de mi imagen y voz, la narración viaja hacia el teléfono móvil de sus papás.

El cuento clásico, es de conocimiento popular. Un lobo acecha a tres indefensos cerditos, que lejos de los cuidados de su mamá y en el medio del bosque, están aprendiendo a vivir entre responsabilidades y placeres. Tres modalidades de protegerse diferente, cada uno construye, a su juicio, la casa que cree más conveniente. El lobo ataca y destruye con un soplido las endebles casas de paja y  de madera y los dos hermanos escapan a las corridas del feroz animal, hasta protegerse en la casa del tercero, el que ha construido una casa muy fuerte e impenetrable. Los recursos destructivos que el lobo utiliza son en vano. La astucia del mismo, de entrar por la chimenea del hogar, también es burlada por los cerditos con la olla de agua hirviendo. Al fin, el lobo desiste y no aparece más por el lugar. Los pequeños han triunfado.

Pienso y resignifico. Comprendo. El niño no ha solicitado en nuestro encuentro online este cuento por azar (cuestión que siempre es así) en los tiempos que estamos viviendo. El lobo y su ferocidad que está afuera, como el “coronavirus” y con un soplido-aliento que lo conduce, ataca. El afuera es peligroso y debemos protegernos en nuestras casas. Este “bicho” -en palabras de mis pequeños pacientes- acecha afuera y ataca si estás afuera. Mientras más desprotegidos, más expuestos. Con alivio, y facilitado por el argumento, el niño encuentro el final esperado y feliz: la historia asegura que se puede defender y escapar de los que nos persigue, encontrar una solución satisfactoria a la situación inevitable que se vive. Proporciona seguridad y esperanza. Sólo hay que quedarse en casa.

Bruno Bettelheim[ii] afirma: el cuento ofrece al niño materiales de fantasía que, de forma simbólica, le indican cuál es la batalla que debe librar para alcanzar el resultado deseado y encontrar un final feliz.

La gratificación del niño es evidente y no es sólo por haber escuchado el cuento. El mismo le ha acercado, a través del mundo simbólico, el mensaje que el niño necesita escuchar en este momento.

[i] Cerioni, M. (2013) “El valor terapéutico de los cuentos infantiles”
[ii] Bettelheim, B. (1975) “Psicoanálisis de los cuentos de hadas” Ed. Crítica. España.

Los cuentos: Un encuentro entre adultos y niños

                    “El arte es una creación por excelencia,                                            es la creación de otra realidad”
                                          Ernesto Sábato

Los cuentos como el juego, forman parte del mundo de los niños. Así como cuando compartimos en muchas ocasiones los juegos propuestos por ellos, asumiendo roles ficticios, que le generan gran satisfacción (que a veces nos asignan y otras les proponemos), la lectura de cuentos lleva a una situación similar. Leer cuentos a niños pequeños produce un encuentro entre grandes y chicos, padres e hijos, y es una experiencia realmente agradable cuando el niño percibe que el disfrute del adulto es proporcional al suyo. En los adultos la lectura de cuentos no solo es satisfactoria porque nos permite encontrarnos con los hijos sino también porque favorecen que tengamos algunos recuerdos de nuestra propia infancia, los que ayudan a la comprensión de las conflictivas de los hijos.
El encuentro en la lectura lleva a que ambos, adulto y niño, se sumerjan en una pequeña historia, en donde también la narración del relato, favorece muchas veces la identificación con los personajes (a través de las voces, las expresiones, las posturas, los gestos) con lo que se le puede dar un tinte de realidad a la fantasía, tal como en el juego se asumen características de los personajes que “se juegan”.
Las palabras, cuando están insertas en un cuento, pueden tener más de un sentido. Por ello existe la posibilidad de que resuenen en cada niño con una significación diferente. Contar historias a los chicos les permite fantasear y crear, teniendo estas dos últimas una raíz común: los deseos y los impulsos. Por lo tanto, posibilitando la creatividad y el fantaseo le tendemos un puente al niño para encauzar sus conflictos y deseos, atemperar sus angustias e insatisfacción. ¿Será por esto que los niños solicitan que se les lea una y otra vez el mismo cuento… además con la necesidad de que no se altere la lectura de los textos?… Parece que el relato transmite algún mensaje importante al lector. Un mensaje que a veces los niños intentan de manera inconsciente transmitir a sus padres sobre determinadas situaciones conflictivas que necesitan resolver. Es evidente que por la insistencia del niño a repetir la lectura, de algún modo el cuento ayuda a encontrarse con esos conflictos de manera no angustiante y le produce una sensación de alivio sobre cuestiones dolorosas. ¿Cuáles son esas cuestiones angustiantes en los pequeños? Podemos dar ejemplos, como el destete, el logro de la marcha, el comienzo del jardín (todas estas cuestiones relacionadas a la separación de la mamá y al crecimiento). Por ello cumplen una función terapéutica.

Cuando se produce el  verdadero encuentro del niño con un cuento es una experiencia sumamente visible. El niño se identifica con los personajes y vivencia la experiencia al modo que un adulto podría hacerlo al ver una buena película o al presenciar una lograda obra de teatro. La ficción y la realidad se fusionan por un momento y es allí en donde se produce el encuentro entre el lector y el oyente.

 Los relatos se convierten en historias que se filtran con sus  fantasías y los personajes son poseedores de sentimientos  que movilizan. Los ojitos  chispean y el mundo externo la conexión con la realidad) y el interno (sentimientos y  sensaciones inconscientes) se confunden. Estas identificaciones con los  personajes llevan al niño en este “como si” (como también sucede en el juego) a disfrutar desgracias y avatares. Goza  sabiendo, por las experiencias repetidas, que hasta las situaciones más adversas pueden tener final feliz y que su deseo sobre el triunfo del  bienestar es posible. ¿Será esa sensación la que buscamos permanentemente? Encontrar personajes protectores, salvadores, que nos guíen encontrando el camino, que sean justicieros, que nos perdonen los malos actos, que nos den otra oportunidad, o que nos alerten y nos enseñen de los peligros, las consecuencias de los malos actos, las desobediencias, el ocio, la ambición desmedida, la envidia y la ira incontrolable… ¡y todo esto de manera no moralizante!, es decir, sin la existencia de “ese dedito” que nos indique (a veces real, otras interno): ¡Qué mal! ¿Qué hiciste? ¿Cómo es eso? ¡Ahora aguantatelas! ¡Qué malo que sos! ¡Qué feo te portás!
El psicólogo infantil Bruno Bettelheim afirma: “que el niño pequeño necesita la  oportunidad de comprenderse a sí mismo en este mundo complejo con el que tiene que aprender a enfrentarse… necesita una educación moral que le transmita, sutilmente, las ventajas de una conducta moral, no a través de los conceptos éticos abstractos, sino mediante lo que parece correcto y (…) lleno de significado”. Este significado el niño lo puede encontrar en los cuentos.                     

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
BETTELHEIM, BRUNO (1987) “No hay padres perfectos” Barcelona. Grijalbo
BETTELHEIM, BRUNO (1999) Psicoanálisis de los cuentos de Hadas”· Barcelolna. Crítica
CERIONI, MARIELA (2009) “Experiencia sobre cuentos infantiles y psicoanálisis en un jardín maternal” Córdoba
CHIOZZA, LUIS (1970) “Psicoanálisis de los trastornos hepáticos” Biblioteca del Centro de consulta médica
Weizsaecker. Bs. As. 1984
RUR, ANDREA (2009) Los cuentos en la aventura de crecer. Arte y psicoanálisis (Material del curso dictado por Punto
Seguido)
SERRONE, A. NADAL M. TURTURRO, E. MERLO D. (1998) “Los cuentos de terror. Sus efectos en el psiquismo infantil”
Córdoba. Narvaja editor
Información extraída de fuentes varias de internet

EL PERÍODO DE ADAPTACIÓN en la Educación Infantil

Comienzan las clases y todos en casa se inquietan. Algunos niños anunciantes de sus emociones, realizan manifestaciones en la conducta, en el sueño, en la alimentación. Otros, los que pueden verbalizar lo que sienten, pondrán en palabras, a veces apuntando a otros contextos que no es el escolar, lo que se ha movilizado en su mundo interno.

El período de adaptación o de ambientación, es un proceso que produce sensaciones, emociones y sentimientos en todos los miembros de la familia. Los padres son parte de este período y la movilización de su propio mundo interno, es muy importante para acompañar a los pequeños a transitar los comienzos de esta etapa.

Les comparto este link de una entrevista en donde he podido desarrollar algunos puntos sobre este tema, que pueda ayudarles a transitar este período de sus hijos.

NUEVOS TIPOS DE FAMILIAS. NUEVOS ROLES

Nuevos tipos de familia, nuevos roles

Por: Redacción PUNTAL
| Fecha: 23/09/18 00:55 | Opinión

 La  ruptura del modelo tradicional de familia, donde mamá se quedaba en casa para realizar los quehaceres domésticos y el padre salía a  buscar  el sustento, ha llevado a que la mujer tenga mayor protagonismo en la sociedad y que tanto la madre como el padre apunten a lo mismo. Esto ocasionó, además, que la figura paterna empiece a tomar un papel más importante en los quehaceres de la casa y cuidado de los chicos.

En la actualidad tenemos un papá cada vez más interesado en el crecimiento y en el bienestar de los hijos. Eso resulta positivo: los ves en la escuela, en reuniones de padres, que acompañan en actividades o eventos a los hijos. Estos roles de acompañamiento van rotando o se van asignando de acuerdo a cómo se organiza cada familia.

Algunas investigaciones señalan que más que “tipos de papás diferentes” vivimos entre “tipos de familias diferentes”: hay madres y padres solteros, familias homoparentales, entonces van cambiando todos los roles.

El hombre ha dejado de ser sólo el sustento económico: se interesa en la educación de sus hijos, quiere saber qué les pasa, cómo puede colaborar y qué rol debe jugar en su educación. 

Esta función diferente deriva también del aumento de los divorcios y de la tenencia compartida de los chicos. La mayoría de las veces, los hijos tienen que pasar días con el papá y días con la mamá, entonces el hombre ha ido ocupando roles que estaban vinculados con  la figura materna: los tiene que bañar, darles la comida, acostarlos, tiene que lavar ropa, planchar, cumplir todas las funciones. Y los hijos ven padres completamente diferentes de los que veíamos nosotros, pero para ellos es natural.

Creo que cuando ambos padres se hacen cargo del cuidado y del vínculo de los hijos es algo positivo. El problema surge cuando entre ellos hay contradicciones en el ejercicio de la ley o desautorizaciones. Lo bueno sería llegar a un acuerdo de cuáles van a ser las normas que se va a pedir que se respeten y que ese acuerdo sea beneficioso para el niño.

Mariela Cerioni 

Lic. en Psicopedagogía. Esp. en Psicoanálisis, orientadora de padres y parejas.

 

https://www.puntal.com.ar/riocuarto/Nuevos-tipos-de-familia-nuevos-roles-20180923-0006.html

CUENTOS PARA LOS MÁS PEQUEÑOS

¿Qué cuentos les contamos o leemos a los niños pequeños? Lic. Mariela Cerioni

En primer lugar es importante diferenciar entre leer y contar. Esto último tiene que ver más con la narración. Las dos actividades son muy valiosas para el niño pequeño. Cuando leemos un cuento, les encanta mirar las imágenes, las ilustraciones y con las sucesivas lecturas (solicitan que se lo leamos una y otra vez) es muy probable que si cambiamos algo, ellos lo noten. Al narrar un cuento ayudamos a que pongan en funcionamiento su imaginación. Al no disponer de las imágenes, recurren creativamente a imaginarse la situación narrada.
Recuerdo los cuentos clásicos que me narraba mi abuela. Eran mágicos, sólo porque ella me los contaba. Y aunque en su casa no había ni un solo libro de cuentos, sus relatos son los que más recuerdo y los que atesoro felizmente. Tampoco es necesario tener conocimientos de cuentos. Se pueden improvisar a medida que se va haciendo el relato, inventando argumentos de situaciones familiares para el niño, transfiriéndolas en personajes y escenarios de la fantasía. ¡Los chicos saben hacer esto muy bien!
Los cuentos más atractivos para los niños son aquellos que pueden movilizar sus vivencias, emociones, sentimientos. Al respecto agrego algunas palabras interesantes citando a Kepa Osoro:
“El niño se mueve en un torbellino de conflictos emocionales en el que la alegría y la tristeza, la euforia y la depresión, la intrepidez y el miedo, el amor y el odio, el activismo y la apatía se suceden vertiginosamente, desconcertando no sólo a los adultos del entorno sino también a él mismo. Muchos de estos conflictos están provocados por la dicotomía psicológica y afectiva entre el bien y el mal.
A veces estos impulsos o pasiones son manifestación de los desarreglos propios de la maduración y el crecimiento. Pero en otras ocasiones exteriorizan, más o menos solapadamente, graves conflictos para el niño, tanto objetivos como subjetivos (no olvidemos que el adulto debe captar no sólo lo que le pasa al pequeño sino también cómo interioriza lo que le sucede, cómo se siente).
La vacuna más eficaz contra estas «enfermedades del corazón» no es otra que el amor, la ternura y la comprensión con la que padres y maestros arropan al niño en esos momentos tan delicados. Pero a veces el adulto se encuentra con un obstáculo: sin duda ama profunda y sinceramente a su hijo, pero no sabe el modo de ayudarle ni las herramientas de que puede servirse para hacerle más llevadera su complicada travesía hacia la madurez.
Los cuentos pueden ser una de esas llaves hacia el sosiego interior y la comprensión de nuestros propios conflictos. Mediante ellos, el adulto, en una primera fase, dará de beber al niño (para más tarde beber con él y, finalmente, beber de su mano) historias en las que comprenderá, sobre todo, que no está solo, que lo que le sucede es normal y que en cada rincón del planeta anidan niños que como él sienten, sufren, ríen y gozan.
Con los cuentos aprenderá también que los sentimientos no son puros e incompatibles: nada ni nadie es inmaculadamente bueno o irremediablemente malo; se puede sentir alegría y lástima a la vez; alguien puede sernos simpático en unos aspectos y rechazable en otros; un libro puede apasionarnos al tiempo que nos causa desazón o miedo en algunos pasajes…
Los cuentos que narremos a nuestros hijos, y los que más tarde leerán por sí mismos, habrán de ofrecerles personajes coherentes y creíbles que les ayuden a ajustar sus esquemas y a aceptar que es normal que todos dudemos y sintamos un abanico multicolor de emociones. Pero al mismo tiempo, le invitarán a ir construyendo una personalidad equilibrada, en la que los errores tendrán cabida, si bien las incoherencias y contradicciones deberán ser una excepción.
Cuando el niño es pequeño los personajes de los relatos, sobre todo en la mayoría de los cuentos de hadas y populares, suelen tener perfiles muy marcados y sus estrategias para enfrentarse a los problemas habrán de ser muy diferentes de unos tipos a otros: el malvado no puede ser tierno, el bueno no puede provocar destrucción…
El niño en un momento dado se identificará con el personaje malvado, con el desobediente, con el que tiene comportamientos políticamente incorrectos… Y padres y maestros aprovecharán la ocasión para demostrarle que, aunque el adulto no apruebe dichas formas de actuar, siempre estará a su lado dispuesto a abrazarle.
Los cuentos ayudarán también al niño a comprender que el camino de la vida es difícil, pero maravillosamente fascinante. Escondidos entre sus palabras, agazapados entre sus páginas, descubrirá un sinfín de recursos para ir venciendo las dificultades: imaginación, creatividad, simbolización, relativización, sublimación, pensamiento crítico, autoestima…
El cuento ayudará al pequeño a perder el miedo a ser débil, temeroso, dubitativo… Al mismo tiempo le animará a pensar por sí mismo, a discrepar del entorno, a tomar decisiones… En una palabra: a entenderse y amarse a sí mismo tal como es y a forjar su futuro.
Pero, ojo. No concibamos a la literatura infantil como un antídoto mágico contra nada. No esperemos de ella poderes sanadores sobrenaturales. Los libros no solucionarán ningún problema del niño. Pero le pondrán en el camino de encontrar sus propias respuestas y encontrar sus salidas personales e intransferibles” (Kepa Osoro)

¡LOS RECOMENDADITOS! DE LA LITERATURA INFANTIL por Lic. Mariela Cerioni

Editorial Hola chicos

Imposible que los chicos no puedan encontrar en los protagonistas de estos cuentos, sensaciones o sentimientos que a ellos les acontece en esta etapa.
 
 

MARCOS TERREMOTO

Marcos quiere hacer siempre lo que desea si no lo puede  conseguir… le agarra la rabieta y los berrinches

LA MUÑECA DE ELENA

Elena cuida muchísimo sus juguetes,
pero a la hora de compartirlos…
 

EL BRUJO MIGUELITO

Miguelito se esconde… teme a que todos se rían de su apariencia.

 

LEONARDO ESPERA

Leonardo quiere todo ya…
cuando todo le indica que hay que aprender a esperar.
 
 

PARA IR MUY LEJOS

Arturo, Nicolás y Mónica van a emprender un viaje
en una nave espacial de cartón, pero el juego
se retrasa porque todos quieren ser el capitán..

 

¡SOLOS EN EL CUMPLEAÑOS!

Rodrigo festeja su cumple que está super preparado.
Los invitados están esperando al payaso, el mago y la animadora.
Pero ese día todos le fallan.
Antes de que se arme una catástrofe,
todos los niños solos van a tener que inventar este cumpleaños feliz.
 
 
EL MAR
Para Daniel es vergonzoso decir que no sabe nadar.
Por ocultarlo se mete en un serio problema.

 

EL FANTASMA QUE TIRA LA ROPA

Martín no se hace cargo de las travesuras que hace,
e intenta hecharle la culpa a un fantasma.
 
 

¡VOS ME PROMETISTE!

Mostacholes quiere cambiar de mamá, pero ninguna le gusta: esta no cumple sus promesas, aquella no lo deja ganar, esa es muy mandona y la de más allá es un poco pesada. ¿Será que no hay mamá mejor que su mamá? ¡Uno de mis preferidos! Colección el Barco de Vapor. Editorial SM.
 

EL DOMADOR DE MONSTRUOS 

Sergio ve por las noches las sombras que se forman en la pared de su cuarto y piensa que es un monstruo. Empieza a sentir mucho miedo, pero no está dispuesto a dejarse asustar: está decidido a vencerlo, ¡recurriendo a monstruos mucho peores! Editorial SM

 

NADIE QUIERE JUGAR CONMIGO 

Pocosmimos es un pequeño castor que se siente muy solo. Organiza sucesivas fiestas, para que acudan a divertirse con él otros animales. Todos se ponen muy contentos al recibir la invitación, pero ninguno asiste porque no las hace en los lugares adecuados. Pocosmimos cree que nadie quiere jugar con él y, desolado, se pone a caminar y… Editorial SM
 
 

Y AHORA TRAEME…

 Había una vez un pajarito que pedía y pedía. Y cuanto más pedía, sus papás más le traían. Y cuanto más le traían, más quería. Hasta que un día, el nido hizo crac crac…
¡Ideal para leerles a los pedigüeños!
Editorial: Sudamericana

 

CINCO ENFADOS

 Carlos está enfadado con su familia por cinco motivos. Por eso, busca el nombre de algunas brujas en las páginas amarillas de la guía de teléfonos para que le hagan un embrujo de los de verdad; pero no todas las brujas están dispuestas a colaborar con él. Mientras busca quien lo ayude… se empieza a olvidar de sus enojos… Editorial Aique.
 

¡QUÉ SUSTO, UN NIÑO PEQUEÑO! 

¿Quién dice que son los niños los que le temen a la oscuridad, a las tormentas, a los doctores, a las brujas, a los ogros, a las películas de miedo? En este cuento es al revés. ¡Los niños son el terror de todos! Un cuento que, desde el absurdo, les arranca a los chicos más que una sonrisa. Editorial Riderchail
 
 
 

¿QUIÉN HA ROBADO MI TRONO?

A menudo, la llegada de un hermano
hace que el hijo mayor se sienta desplazado, triste, abandonado.En estas situaciones es muy frecuente que los niños, para llamar la atención, hagan cosas que nunca antes habían hecho.
Esto es lo que le ocurre al protagonista de este cuento, el príncipe.
Un día, al levantarse, no encuentra a su mamá, a su papá, a su doncella, a su cocodrilo, ni siquiera está su trono. Todos deberán demostrarle que la llegada de un hermano, no supone que él deje de ser importante para ellos. Editorial Bruño. Lo pueden encontrar también impreso por otros editoriales.
 
 

“LIBRO CON SOMBRAS ¡QUE ASUSTAN!”  y “LO QUE VES NO SIEMPRE ES LO QUE PARECE”

 
Dos libros del editorial Latinbooks que ayuda

al niño a internarse en sus prejuicios y en sus temores, pudiendo tomar conocimiento de que no siempre todo lo que vemos es como nos  parece, por lo que es necesario realizar comprobaciones e investigar más acerca de los sucesos que nos asustan o nos generan sospechas de malas actitudes o comportamientos. ¡Hermosos!

 
“CUERO NEGRO, VACA BLANCA”
Una pequeña historia con una gran reflexión: nunca estamos contentos con cómo somos. Una vaca en búsqueda de sentirse satisfecha con su apariencia, nos deja una enseñanza…
Editorial: La brujita de papel.
 
 

PERDIDO Y ENCONTRADO 

Un niño encuentra un pingüino extraviado en la entrada de su casa. Al verlo solo y triste decide ayudarlo a encontrar el camino de regreso a su hogar. Tras investigar, averigua que los pingüinos habitan en el Polo Sur y busca la forma de llevarlo allí. Durante el viaje descubre que la soledad no es lo mismo que la nostalgia del hogar. Con muy poco texto, nos muestra la importancia de los sentimientos. Editorial: Fondo de Cultura Económica.
 
 
 
Resultado de imagen para petit el monstruo
PETIT EL MONSTRUO
Petit es, a veces bueno, y a veces, malo. Parece no conocer las fronteras entre una manera de ser y la otra ¿o será que la infancia es así? Isol , su autora, despliega aquí una mirada amplia y valiente sobre el comportamiento de los niños. Un libro lleno de interrogantes con un cierre magistral. Calibroscopio.
 
 

El chivo se entretiene pisoteando la huerta de la viejita. Y la viejita busca ayuda para sacarlo de ahí. ¿Quién podrá con ese chivo desobediente? ¿El perro? ¿El caballo? ¿El toro?. ¡Si hablamos de desobedientes, a este chivo no hay quien le gane! Un cuento de Gustavo Roldán. Editorial Edelvives.

Resultado de imagen para el monstruo de coloresEl Monstruo de Colores no sabe qué le pasa.
Se ha hecho un lío con las emociones y ahora le toca deshacer el embrollo. Una historia sencilla y divertida, que introducirá a pequeños y a mayores en el fascinante lenguaje de las emociones. Autora: Anna Llenas. 
 
 

¿CÓMO NACEN LOS BEBÉS?

Una historia que colabora, mediante ilustraciones sencillas, a que el niño pueda ir encontrando respuestas a esta gran incógnita.

Editorial Albatros

 

MIEDO

El nene es miedoso. Las formas que los
adultos intentan resolver sus miedos
son poco productivas.
Pero un día en la plaza, un perro abandonado…
Un cuento que ayuda a pensar sobre los
típicos temores de los chicos.
¡Otro de mis preferidos!
Editorial: Sudamericana
 
 

Colección El Aljibe“EL BICHITO DE LUZ, SIN LUZ”, “BRUNO EN LA BAÑADERA”, “LA NARIZ DE RAMÓN”, “LAS VACACIONES DEL PERRO PINCHO”, “PICO DE CIGÜEÑA, TROMPA DE ELEFANTE” Y “MININO QUIERE SER FELIZ”

son seis historias que se narran en esta colección, llenas de significado y aventuras que pueden sucedernos en la vida…
Editorial: Sigmar

Colección de MARÍA ELENA WALSH

Una preciosura de imágenes e ilustraciones en las que se le da vida a las disparatadas aventuras que nos propone la autora. Y si les gusta cantar… se animarán con el acompañamiento de las imágenes a ponerle melodía a estos cuentos que nos traen las clásicas canciones de esta gran escritora…
Editorial: Alfaguara

Colección CUENTOS CLÁSICOS de Editorial Colihue

Los cuentos universales como Caperucita Roja, La bella durmiente, Cenicienta, Los músicos de Bremen, Alí Babá, Aladino, Pulgarcito, El soldadito de plomo, Blancanieves… contados desde su argumento original. A los chicos les encanta justamente por eso… los cuentos originales en su esplendor!!! ¡Muy lindos!

Los cuentos del PAJARITO REMENDADO

Si les gusta leer un poquito más, estos cuentos, en donde se mezcla la fantasía, la aventura, el miedo y lo absurdo, son ideales (para los más grandecitos). Tal vez se necesite más tiempo para compartir con los chicos… pero valen la pena!!
Editorial Colihue

HISTORIAS CON DOS FINALES

Estos cuentos titulados 

“LOS 3 MONSTRUOS”, “EL MUNDO SUBMARINO”, “LA ISLA MARAVILLOSA” Y “TOM EL DRAGÓN DE FUEGO” 

nos invitan a tomar decisiones en un momento de la historia: dos caminos a seguir (uno bueno y uno malo). El niño podrá ver las consecuencias de las diferentes maneras que tenemos de proceder… con un final bastante alentador si nos confundimos…

¡Muy interactivo! Editorial Latinbooks

Colección A leer con pictogramas

Estos cuentos invitan al niño a iniciarse a la lectura a través de pictogramas con una curiosidad: los clásicos de Blancanieves, Pulgarcito, El sastrecillo valiente, Las habichuelas mágicas y La Sirenita pero adaptados a nuestra cultura y regiones. Así resultan estos cuentos: 

BLANCANIEVES DE TIERRA DEL FUEGO, PULGARCITO DE LA PATAGONIA, EL SASTRECILLO VALIENTE DE LAS PAMPAS, LAS HABICHUELAS MÁGICAS DE GRAN CHACO Y LA SIRENITA DE LA PATAGONIA AUSTRAL. 

Editorial Albatros

Colección: Había una vez

Estas son historias graciosas y absurdas en donde, a través de versos con rimas, se ridiculizan algunos cuentos clásicos: 

“LA FEA DURMIENTE” “CAPERUCITA DESCOLORIDA”, “CENICIENTO” “EL PATITO BELLO”, “PINOCHO NO ERA EL MENTIROSO” Y “LA PELUCA DE RAPUNZEL”.

Con hermosas ilustraciones y muy linda presentación.
Editorial Everest

Colección: Buenos Hábitos

Para los más chiquitos. Muestra a través de una historia simple e imágenes dos etapas de cambios, tan difíciles a veces para los chicos: 

¡ADIÓS CHUPETE! Y ¡ADIÓS PAÑAL!”

Editorial Combel

LUCÍA Y NICOLÁS

También para los más chiquitos.
Nos narran historias de los pequeños, comunes,
sencillas y cotidianas.
Editorial: Planeta Junior

“EN EL SUPER” Y “EN EL BAÑO”

Dos historias cortitas para los pequeñitos en donde a los protagonistas les suceden anécdotas que todos los papás tendrán para contar!!
Editorial: La brujita del papel

TOMASITO

Cuatro historias:

 “TOMASITO”, “¿QUÉ SORPRESA TOMASITO!”, “TOMASITO CUMPLE DOS” Y “TOMASITO VA LA JARDÍN”.

Estos cuentos narran las desventuras y aventuras del crecimiento, desde el mismo nacimiento del personaje, la vivencia del nacimiento de sus hermanas, el cumplir años y la inserción en el ámbito escolar.
¡MUY LINDOS… porque cuentan en conjunto vivencias de todos los chicos!!
Editorial Alfaguara
 

CANDELARIA Y LOS MONSTRUOS

Una joyita de la literatura infantil que narra la historia de una niña que después de mudarse a su casa nueva ve monstruos.
La comprensión y el acompañamiento de su papá, mamá y amigos ayudan a que
Candelaria pierda sus miedos.
¡Me encanta!
Editorial: Alfaguara
 

SI TIENES UN PAPÁ MAGO…

Hay muchas formas de expresar el amor a los hijos, pero una muy importante es la palabra.
La palabra como vehículo del amor. La palabra como soporte, como acompañamiento y contención a la hora de crecer.
En esta historia diferentes padres despiden a sus hijos que marchan hacia el colegio. Unos les sobreprotegen, otros les exigen demasiado, otros no les dan ni una palabra porque piensan que ya les dieron de todo.
Pero hay un papá que dice palabras especiales, mágicas.
Un cuento para chicos y grandes… a los que nos hace pensar qué palabras regalamos a nuestros hijos y cuán importantes son.
¡Imperdible! Editorial SM


¡A LEER Y ESPERO LES HAYA SIDO ÚTIL LA INFORMACIÓN!

¿CUÁNDO SE DEBE REALIZAR UNA CONSULTA?

«Encuentro»
Norma D Andrea

¿CUÁNDO HACER LA PRIMERA CONSULTA?

Lic. Mariela Cerioni

Esta es una pregunta muy frecuente, ya que a veces no sabemos cuándo considerar que es el momento apropiado para consultar.  La gente sabe preguntar ¿Es normal lo que me pasa? ¿Si espero se me va a pasar? ¿Se pasa solo lo que me está sucediendo? Si bien cada situación es particular y deberíamos analizarla, hay una cuestión que puede orientar esta pregunta: siempre que consideremos que hay algo que ya no podemos resolver,  que se viene sosteniendo en el tiempo, y que nos está provocando un sufrimiento que a pesar de todos los esfuerzos que hagamos no podemos resolver ni controlar es el momento para realizar una consulta y entonces allí si ver con el terapeuta la situación específica que nos provoca sufrimiento y evaluar la manera o el camino a seguir para resolverlo.

 
En los niños, el momento de la consulta suele ser una duda muy fuerte para los padres. Además, las resistencias comprensibles y esperables a pedir un turno y acceder a una entrevista. A pesar de ello, es recomendable evaluar la situación  con el terapeuta. 
Hay una orientación que suele servir a los papás: cuando una situación se hace insostenible y los papás han agotado sus recursos para ayudar a su hijo o las manifestaciones o síntomas llevan un tiempo prolongado (que en lugar de ir aliviándose se van profundizando) es el momento para realizar una consulta.