Orientación para padres

ORIENTACIÓN PARA PADRES

Las orientaciones para padres son posibles realizar desde mi ámbito laboral en  situaciones diferentes, las que brindan aportes de diversas maneras:

⇒En el ámbito del consultorio

Estas orientaciones pueden ser destinadas a padres que han realizado alguna consulta sobre manifestaciones que les preocupan  de su hijo, pero aún no están decididos a que el mismo realice un proceso terapéutico. Se trabaja en este caso, con una serie de entrevistas con  padres, revisando su historia personal, el vínculo que tienen con su hijo y sobre la comprensión de la problemática planteada.

En el caso que el niño esté en tratamiento, las entrevistas con padres también son necesarias y forman parte del mismo.

En muchas ocasiones los padres solicitan orientaciones o acompañamiento para realizar intervenciones que faciliten la evolución del paciente o para comentar situaciones vividas, conductas observadas o simplemente necesitan encontrarse con el terapeuta para que les vaya ofreciendo devoluciones o interpretaciones del trabajo que está realizando con el niño.

⇒En el ámbito institucional

Las intervenciones con padres desde el ámbito institucional suelen ser muy útiles. Se realizan sobre una consulta particular y son meramente orientativas, ya que en el tiempo destinado a estudiar la problemáticaen no es suficiente para profundizar en el caso. Muchas veces sirven para evaluar la relevancia o urgencia del motivo de consulta y si se observa una situación preocupante, este espacio es válido para realizar derivaciones.

Otro tipo de orientaciones, que son de mucha utilidad para padres, surgen de talleres en los que se los convoca  para trabajar sobre un tema en particular. A modo de ejemplo, he trabajado sobre temáticas como el control de esfínteres, la crianza, el nacimiento de los hermanos, el destete, las emociones en los niños, en este tipo de grupos de reflexión. La riqueza de estos talleres está en que posibilitan el intercambio entre padres, y se transforma en una espacio de contención y comprensión que todos compartimos.

ORIENTACIÓN PARA PAREJAS

En algunas ocasiones, realizando las intervenciones con padres, surge como temática central de la problemática (aunque no es destacado en un principio como motivo de consulta) dificultades en el vínculo de la pareja. Se evalúa en estos casos, la conveniencia de trabajar sobre sus desencuentros amorosos, los planteamientos de ruptura del vínculo, las dificultades no comunicadas por los silencios, a veces provocados por el  temor de abrir un conflicto que no saben como transitar o resolver.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ser padres en el mundo de hoy

Ser padres en el mundo de hoy

Lic. Mariela Cerioni

Ser padres en el mundo de hoy no es lo mismo que hace unas décadas. El “Espíritu de nuestra época” actual es muy  diferente. Esto afirma Chiozza[1], quién hace énfasis en muchos cambios que vienen sucediendo. Explica que las generaciones[i] cambian cada 15 años y que una sociedad aprenda mecanismos de convivencia y evolucione requiere medio siglo. Las cosas que estamos viendo en esta época no son cambios generacionales, son mucho más importantes. Estamos en una gran transformación. Las épocas de cambios generan mucha confusión. Hay una gran crisis de valores y esto  no quiere decir que la gente individualmente no se rija por valores. Lo que pasa es que no hay consenso. Una cosa son los valores proclamados cuando uno habla y otra son los valores en los que uno cree, que no son siempre los mismos de los que uno dice. No existe una ética, entonces se da lo que se denomina el relativismo moral. Por ejemplo: ¿Está bien o mal traicionar a un amigo? Una cosa es decir tajantemente que está mal, como se hizo en una época; otra es el relativismo moral, donde se dice: «Hay que ver si es algo de fuerza mayor» o «Depende de la circunstancia». Entonces se empiezan a relativizar los juicios de valor, los cuales están perturbados.

El consenso está desorientado y esto se manifiesta también en las vidas personales porque, cuando una persona empieza con esta relatividad de los valores, surgen preguntas por ejemplo como, ¿la infidelidad está bien o mal? Entonces se dice que se justifica dependiendo de tal o cual cosa, no resultando una única respuesta. Es una situación muy compleja y que explica por qué razón hay tantas vidas en crisis. (Chiozza)

Estos cambios nos vienen afectando. La cuestión debemos acentuarla pensando en que somos nosotros, esta generación que estamos vivenciando este relativismo moral, quienes estamos criando y educando a nuestros hijos. Entonces surge una gran pregunta. ¿Cómo criar y educar a nuestros hijos en medio de tantos cambios, confusión, relativismo en los valores? Retomando palabras de Luis Chiozza y Liliana Gonzalez[2], intentaré a continuación exponer algunas ideas que nos orienten al respecto.

GRANDES CAMBIOS DE LA ÉPOCA ACTUAL EN RELACIÓN A DÉCADAS ANTERIORES

Intento en este punto resaltar los cambios que están ocurriendo, especialmente en la estructura de la familia y cómo influye el relativismo moral mencionado a la hora de poner reglas y límites a nuestros hijos.

1.Cambios importantes en la estructura de la familia y el funcionamiento de sus miembros:

  • Divorcios, separaciones

“Según datos extraídos del diario La Nación, hubo más de medio millón de divorcios en la última década. Para hacerse una idea, en los 80 se producían 114 divorcios diarios. En la década del 90 pasaron a ser 87 por día. En cambio, entre 2001 y 2010, hubo a razón de 172 divorcios diarios. Entonces, ¿cuánto dura el amor? Menos de seis años. Según estadísticas judiciales a las que accedió LA NACIÓN, en la ciudad de Buenos Aires el 54% de las parejas que se divorciaron durante 2010 llevaban menos de diez años juntos; el 34%, menos de seis” (Diario La Nación, 4 de marzo de 2012)

  • Familias ensambladas

Se  llama así a las familias que se han constituido luego del divorcio, la separación  o la viudez y siempre y cuando haya habido hijos en al menos una de las relaciones anteriores. En estas familias constituidas muchos son los factores que se ponen en juego: expectativas de no cometer los mismos errores que en la anterior experiencia,  de no fracasar, de organizar  los integrantes de la nueva familia (que tienen cada uno sus propios estilos de vidas) al nuevo proyecto.

  • Monopaternidad. Ausencia del padre

Con esto me refiero a madres que crían a sus hijos solas, por decisión propia o por circunstancias de lo vivido. Madres solteras, madres separadas y que los padres no se hacen cargo de sus hijos. Madres por fertilidad asistida.

La madre es jefe de familia y se hace sola cargo de todos los aspectos de la crianza de su hijo: alimento, protección, educación, límites.

  • Ausencia de los padres por trabajo

Las jornadas laborales se han extendido este último tiempo. La necesidad económica, el deseo de tener acceso a comodidades y cosas materiales tienen más peso en la época actual. La mujer se fue incorporando a la cadena laboral, ya sea por necesidad de aportar dinero a la familia o por  crecimiento personal o profesional. Según el INDEC (instituto nacional de estadísticas y Censos de Argentina) en 2010 el mercado laboral se distribuía en un 57% de hombres y un 43% de mujeres. Esto ha modificado la presencia de la mujer en el hogar lo que llevó a cambios en los modelos de crianza de los hijos.

La ausencia paterna y materna no se mide sólo por el tiempo en que no están con los hijos. También es el tiempo que los padres no están por agobio o cansancio.

  • Homopaternidad o paternidad homosexual

Argentina es uno de los primeros países donde el casamiento entre personas del mismo sexo está permitido y por ley estos matrimonios gozan de los mismos derechos que las parejas heterosexuales. En las próximas décadas nuestra sociedad acrecentará el número de niños criados y nacidos en familias homoparentales.

  • Función paterna: Límites y amor

Todos los cambios mencionados repercuten en la misma función paterna. Si comparamos, en la antigüedad, con todas las carencias que el sistema patriarcal tenía, existía una mamá en casa que contenía. Los cambios vinieron con la inserción de la madre en la vida laboral, profesional. Ahora estamos en un nuevo escenario y no se ha encontrado una forma sustituta de este grupo familiar contenedor para el niño. La función entonces se terceriza (ver en el punto siguiente la tercerización). Al existir otras personas como empleadas, niñeras, abuelos, hermanos mayores, guarderías, jardines maternales, que cumplen una importante función en la educación, muchas veces suelen surgir dificultades en la puesta de límites en los niños.

  •  La tercerzación:

Tercerizar es dejar en manos de un tercero lo que a uno le corresponde, lo cual quiere decir que le sigue correspondiendo a uno. Como consecuencia  de la prolongada ausencia de los padres, los niños desde muy pequeños pasan al cuidado de otras personas e instituciones. En algunos casos aún hay abuelos que colaboran en la crianza inicial, sosteniendo el estilo familiar. Quienes pueden contar con los abuelos, conservan la posibilidad de que los chicos estén contenidos en el ámbito familiar. Pero también hoy en día existen abuelos que no están en condiciones psicofísicas de criar nietos. Además hay hoy muchos abuelos con sueños, proyectos. Si quedan a cargo de la empleada, esa empleada es la que cumple la función materna.

Así, asistimos a una modificación en la estructura familiar. Anteriormente se contenía y educaba a los niños en espacios acotados al hogar bajo la mirada directa de los padres. Esto es remplazado por nuevos esquemas de socialización.  Estos cambios repercuten en la lengua materna, los momentos de  alimentación, los horarios de sueño, las normas y reglas de convivencia.

  • Límites

Este es un punto clave donde podemos observar el relativismo moral de la época. Para lo que algunos padres está mal y no debe permitirse, para otros no es tan importante ni malo. Los padres actuales dudan y oscilan entre permitir ciertas conductas de los chicos o sancionarlas y empeoran cuando a veces se las permiten y otras no. La respuesta: depende, suele abundar. Así los niños se mueven sin límites claros cuál ciego en un camino desconocido. ¿De qué hablamos cuando hablamos de límites? Y en este punto retomo palabras de Liliana González que nos dice que hablar de ley y de límites es hablar de marcar diferencias. Igual que el límite geográfico, si no existieran se mezclarían las culturas, el idioma, la moneda, etc. De la misma manera, esa diferencia de ‘esto es tuyo, esto mío; esto es lo propio esto lo ajeno, etc.” Esa diferenciación marca identidad. El límite marca identidad. Cuando los límites son borrosos, los padres se adolescentizan, son amigos de los hijos, los hijos maltratan o insultan a sus padres, porque se borraron las diferencias. Ese es el fracaso de la ley paterna. El niño aparece entonces con lo que se llama “el síndrome del emperador” o en palabras de Freud “Su majestad, el bebé”.

Los límites son necesarios ponerlos desde que el niño nace, de lo contrario, el bebé tomaría el pecho hasta los 5 años, y dormiría con su mamá todos los días. Al bebé hay que limitarlo para ayudarlo a dejar de ser bebé. Un bebé no se recibe de niño porque sopla la velita de los dos años. Un bebé se recibe de niño cuando puede decir “chau mamá” y se queda tranquilo porque tiene suficiente mamá adentro. Cuando se puede ser madre y mujer, se mantiene la relación de pareja y el bebé entiende que no es todo para su mamá: tiene que crecer, crear vínculos, y algún día buscar una mujer parecida a la madre (viceversa, cuando hablamos de la niña). El amor materno en exceso no deja crecer, ni pensar, ni aprender, ni desear. El niño también trabaja para separarse de mamá.

No solo los niños sufren la falta de límites. Como  padres ya no tenemos 8 horas de trabajo, 8 de descanso, 8 de sueño. No hay ocio. Los fines de semana no son ‘fines’ de semana, porque la semana no finaliza nunca: continúa con otras actividades. Y esta vorágine en la que entran los padres les impiden marcar sus propios límites. (Liliana González)

Con respecto al padre: no es solo necesario que está presente el padre, con su forma de ser, fuerte, débil,  pacífico o violento, sino que tenga una función nombrada, aceptada y reconocida por la madre quien podrá instaurar la ley en nombre del padre aunque en realidad esté ausente. Otras veces el padre está presente pero invalidado de su función, degradado, humillado, o no reconocido por la madre que desautoriza o no da lugar a su función.

  • La simetría de roles

La cuestión de la falta de límites favorece esa simetría. ¿Querés ir a la escuela? ¿Qué querés comer? Los padres preguntan a los chicos qué quieren. ¿Qué te querés poner. Querés ir a dormir. Te querés quedar en el jardín? En palabras de Liliana González, la familia democrática no existe. Los chicos de 2-3 años no pueden votar a qué hora se duerme, qué comen… Los padres son los que debemos posicionarnos en la autoridad cariñosa, suave, presente, siempre y cuando ellos tengan claros sus límites.

  • Límites y amor

Hablar de límites es hablar de amor, “porque si está en problemas el límite y la ley en niños, adolescentes y adultos, algo que está en problemas es el amor. Cuando no hay tiempo para encontrarse con los hijos, para escucharlos, para inaugurar un juego, cuando se los deja frente al televisor para que los eduque las pantallas, cuando no hay apuro para volver a casa, es porque lo que está en problemas es el amor”.(Liliana González)

Desde esta mirada, solo un niño muy amado, que se siente valioso va a entender el “no”, que ese “no” es signo de protección y de amor.

  1. Los avances tecnológicos

TV las 24 horas, con una amplia oferta de programación. Computadoras, celulares, ipod, ipad, Tablet, Facebook, twitter, instagram, play station, etc. Los chicos hoy tienen otras formas de jugar, acceder a información y de comunicarse. Súper estimulados y en ocasiones sobrepasados de información. Acceden fácilmente al conocimiento a veces de muy buenas fuentes y otras no. Ya no es necesario hablar tanto. Las cosas se las dicen por mensajes escritos en claves y en su propio lenguaje. La comunicación cara a cara se va perdiendo.

También el uso excesivo de la pantalla conlleva a que los niños cada vez lean menos. No hay lectura de cuentos. ¿Y el mundo de la fantasía?

Lo malo no es la tecnología sino el uso que se hace de ella. Con estos avances se requiere más cuidado del niño. Los medios por sí no cuidan.  Los mismos lo exponen a programas, propagandas, noticieros, donde se muestran extrema violencia, diálogos subidos de tono, o  escenas de elevado contenido sexual. Hay una excesiva erotización de la pantalla: a cualquier hora se exhibe  los avatares de la sexualidad adulta invadiendo la sexualidad infantil. Los niños no pueden “digerir” afectivamente lo que escuchan y ven.

  1. El comienzo escolar temprano

Cada vez más temprano, ahora la propuesta está desde los 3 años, para que los chicos ingresen al ámbito de la educación formal. Desde esta edad ya tienen horarios para respetar y lugar para encontrarse con pares con actividades regladas y objetivos a cumplir.

  1. Actividades extra escolares

Esto es algo que se relaciona con lo anterior. Existe una amplia oferta de actividades deportivas, culturales, artísticas, educativas. Los niños están muy ocupados y estas actividades hacen a su vez el lugar de encuentro con sus pares. Queda poco tiempo  para el juego libre. Las actividades son organizadas. A veces es el único lugar donde se encuentran con sus pares fuera del colegio.

  1. La cultura de la imagen

Desde el aspecto físico hasta la ropa. Esto está en la actualidad y en nuestra cultura sobrevalorado. Según mi experiencia las nenas lo tienen más incorporado. Si son gorditas de chicas tienen ya por qué preocuparse. Sus pares se lo recalcan, se discriminan y compiten.

  1. La idea de que la felicidad es algo obligatorio y permanente

Los esfuerzos tienen que llevar a conseguir la felicidad para cada momento y siempre, sino, no sirven. El esfuerzo en sí mismo ya no es valorado.

“El éxito está asociado a las cosas rápidas. Lo que tenemos es frágil, es perecedero” Parte de la crisis actual se manifiesta mucho en la búsqueda de soluciones rápidas y fáciles que después no funcionan bien. (Luis Chiozza)

CONSECUENCIA DE LOS CAMBIOS

Las investigaciones hablan de algunas cuestiones relacionadas con la infancia que preocupan:

  • La falta de juego en los niños

Esto tiene que ver con las dificultades para realizar juego simbólico, que (junto con el pensamiento simbólico) es el que  permite fantasear, crear, representar, inventar.

Lo simbólico empieza en el seno familiar, donde el juego, y el lenguaje hecho cuento, canto y narraciones familiares tienen un papel fundamental.

  • Las dificultades para encontrarse con amigos

Los amigos en épocas anteriores se encontraban en el barrio, en la vereda donde salíamos a jugar. No había tantos riesgos o peligros y éramos todos conocidos. Ahora los riesgos no nos autorizan a dejar a los hijos con esa libertad, por lo que encontrarse con amigos depende de invitar a jugar a niños a la casa o que los inviten y a su vez esto depende de la disponibilidad de horarios de los niños y de los horarios de trabajo de los padres.

 La sobrevaloración de lo material en detrimento de lo espiritual

El temor a la vejez, al paso del tiempo reflejado en el cuerpo, a la acumulación de cosas materiales. Los sustitutos espurios. En décadas pasadas el viejo era una persona que se respetaba por sus años y la acumulación de su conocimiento por lo vivido. Los sustitutos espurios, buscar suplir o remediar las cosas que nos suceden, buscando una satisfacción o gratificación inmediata. A veces esas soluciones solo tapan o disfrazan situaciones o estados que no se pueden cambiar, que se deben aceptar. Ejemplos de esto es desvivirse persiguiendo logros para la acumulación de bienes, que a veces ni se llegan a disfrutar, sin otro propósito de la acumulación por sí misma (adquisición desmedida), las intervenciones quirúrgicas mediante las cuales se pretende desandar de manera ilusoria, a través de la cirugía estética, lo que ha otorgado la naturaleza o los cambios que naturalmente produce el tiempo (la cosmética ilusoria), o suplantar las distracciones, donde  recurrimos a vicios con moderación por la obtención de placeres que no conducen a actos destructivos como las adicciones.   (Luis Chiozza)

  •  La adultización de la infancia: Iniciación sexual temprana

El comienzo temprano de la escolaridad, las responsabilidades tempranas de los chicos, la cultura de la imagen conllevan a que se quemen etapas. En algunos artículos se refieren a los niños como  “Adultos en miniaturas”.

La sociedad de consumo aprovecha y fomenta esto. Por ejemplo: Cumpleaños de spa (lugares pensados para el relax de niñas entre 3 y 16 años) Máscaras de belleza, moda, pinturas. Y así destinamos a los chicos a vivir pensando en lo estético, la belleza y la apariencia. No debemos confundir  que a las niñas siempre les ha gustado jugar a ser grande: pintarse, ponerse los tacos altos de mamá, ponerse aros, pulseras y collares. A través de este modo de juego van aprendiendo rituales de la femeneidad e imitando roles de la madre y la mujer. Eso es otra cosa.

La moda de la ropa favorece también esto: Modelos en el mercado iguales a los que visten los adultos.

Los chicos apuran su crecimiento. Existe genitalización en la sexualidad infantil. Las relaciones sexuales comienzan cada vez más temprano aun cuando no están preparados para ejercer la sexualidad responsable y placentera. ¿Qué buscan? Ser deseados, sentirse parte del grupo, seguir la moda.

 Enfermedades

En los consultorios pediátricos se ha empezado a ver en niños enfermedades que eran propias de la adultez: obesidad, anorexia, diabetes, úlcera, gastritis, hipertiroidismo. O síntomas como depresión, stress.

Problemas de aprendizaje

Están los problemas de siempre, más acentuados ahora, de matemáticas y lecto-escritura. Las aulas están cada vez más repletas, pero cada vez hay menos alumnos, porque lo que hace que un niño inscripto se transforme en alumno, es las ganas de aprender. Y las no ganas de aprender, lleva al fracaso. (González, L.)

Trastornos del sueño

Pesadillas, niños que no pueden conciliar su sueño o que se despiertan reiteradamente por las noches. Expresan hiperexcitación, miedos a quedarse solos, a la oscuridad, a personajes de la imaginación. Síntomas que expresan conflictivas a tratar y resignificar.

Trastornos de la alimentación

Inapetencia, asco, selectividad en los alimentos, voracidad.

Dificultades en la conducta

El tan citado síndrome de la hiperactividad que denota niños sobreexcitados, intranquilos, que no logran canalizar sus impulsos (típicos en todos los niños), que no tiene filtro y llevan a cabo todo lo  que desean. Llegan a veces a ser síntomas de extrema agresividad donde el niño termina tan dañado como el resto. Los chicos a través de estos síntomas piden ayuda a gritos. A veces se complementan presentando enuresis o encopresis. Depresión, tics.

Trastornos del lenguaje

Muchas veces estos trastornos se presentan como dificultades de pronunciación en donde se puede percibir que el niño habla “bebé” expresando sus dificultades, como el temor  al  crecimiento o el deseo de quedarse en ciertas etapas. Los tartamudeos también son formas de expresión de conflictos.

 SÍNTESIS

Todo lo expuesto nos conduce a apreciar que ha habido muchísimos e importantes cambios. No debemos detenernos en pensar qué es o era mejor o peor. Es necesario centrarnos en que estos cambios existen y que nos toca criar a nuestros hijos en el mundo de hoy. Tomar conciencia de lo que nos está pasando y cómo lo estamos haciendo es lo más importante. Una crianza gozosa se posibilita si en el origen hay una mujer y/o un hombre (si están los dos mejor) que decide tener un hijo, alojarlo en el amor y enfrentar creativamente el desafío, no siempre sencillo, de criar y educar en la alegría a pesar de los obstáculos, las desilusiones y los malentendidos. (González, L.)

Referencias bibliográficas

Chiozza, Luis, 2011. “El interés en la vida”. Ediciones del Zorzal. Buenos Aires, Argentina
Diario La Nación. Artículo: “Hubo más de medio millón de divorcios en la última década” (4/3/2012)

Entrevista a Liliana González y a Enrique Orschanski. Contenido de “Entre Nosotros”  (Radio María) Nuevas infancias y adolescencias (extraído de internet, sin fecha).

Entrevista a Luis Chiozza, médico, escritor, investigador y psicoanalista: «hay tendencia a que los problemas de uno se los resuelva otro» Diario Río Negro 26/10/2009)

González, Liliana, Orschanski, Enrique, 2011 “Cre-cimientos” Ediciones del Boulevard, Córdoba, Argentina

Río Cuarto, Mayo 2014

[1]Retomo las palabras del Luis Chiozza, Médico psicoanalista argentino, nació en Buenos Aires en 1930 y se graduó en Medicina en 1955. Ejerció la clínica médica durante cinco años y luego se dedicó por completo al psicoanálisis. En la actualidad sigue realizando grandes aportes con sus investigaciones, las que han sido plasmadas en una importante y rica obra bibliográfica. Para más información www.funchiozza.com

[2] Liliana González es Licenciada en Psicopedagogía, especialista en clínica de niños y adolescentes, coordinadora de talleres para padres y docentes en instituciones educativas. Es columnista en diferentes programas y autora de varios libros. Aportes extraídos de entrevistas y de su libro Cre-cimientos (escrito junto al Dr. Enrique Orschanski)

[i] Chiozza cita en esta explicación a Ortega y Gasset.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *